Salud

Enfermedad Renal Crónica en gatos

Los gatos son una de las mascotas predilectas para muchos y cada vez ganan más popularidad. En México, cerca del 40% de los hogares tienen por mascota a uno de estos felinos.

El que tengan una personalidad misteriosa, independiente y muchas veces silenciosa, hace que sean buenos escondiendo signos de cualquier padecimiento, lo cual puede ser peligroso, pues sus tutores difícilmente se darán cuenta si cursan enfermedades en etapas tempranas.

¿Cómo prevenir una enfermedad?

Visitando recurrentemente al médico veterinario, mínimo una vez al año si tu gato es cachorro o joven y dos veces al año en su edad adulta. A partir de los 7 años, pide a tu veterinario que examine a tu gato periódicamente.

Mi gato no come, está cansado y orina mucho, ¿qué significa eso? 

Podría tratarse de Enfermedad Renal Crónica (ERC). Sin embargo, tu veterinario deberá realizar una serie de estudios de laboratorio para encontrar su causa. De no ser tratada a tiempo, puede afectar severamente su calidad de vida. Entre sus signos destacan la pérdida de peso, falta de apetito, cansancio y apatía, así como orina y consumo de agua con mayor frecuencia.

Emilia Tobías, Gerente Técnico del segmento de Animales de Compañía de Boehringer Ingelheim Salud Animal, explica que la enfermedad se divide en cuatro etapas. Indicó que “aunque es posible que los gatos tan jóvenes como cinco años tengan la enfermedad, en las primeras dos etapas es difícil que se note algún signo y suele ser hasta que son más viejos cuando se detecta”.  

Lidiando con Enfermedad Renal Crónica en Gatos

Boehringer Ingelheim Salud Animal estuvo presente en el Congreso Veterinario de León (CVDL) 2022, uno de los eventos de educación veterinaria más importantes a nivel mundial. En él, médicos veterinarios nacionales e internacionales abordaron temas enfocados a la salud y bienestar animal. Donde el MVZ. Ernesto Ávila, director de la Clínica Veterinaria del Bosque y el MVZ. Alhan Sánchez, médico internista, explicaron en su conferencia cómo abordar la enfermedad.

La ERC felina es una enfermedad caracterizada por anormalidades en los riñones que afecta sus funciones esenciales. Principalmente se reconoce por la pérdida excesiva de proteínas a través de la orina, que es uno de los efectos que ocurren cuando existe el fallo renal. “Las proteínas en la orina se relacionan directamente con la tasa de mortalidad de los pacientes”, señaló el MVZ. Alhan Sánchez, por lo que “tenemos que identificar la proteinuria y controlarla de manera oportuna.”

La comunicación con el veterinario será fundamental para definir un tratamiento integral que involucre tres elementos clave: atención oportuna, alimentación especial y medicamento.

1. Diagnóstico

Es el paso más importante. Lo ideal es realizarlo a través de exámenes de laboratorio y otros estudios complementarios para confirmar que padece de enfermedad renal. Pide a tu veterinario que haga dichos exámenes, pues en palabras del MVZ. Ávila, uno de los elementos cruciales es la “medicina basada en evidencia”.

Existen pruebas que miden la concentración de una sustancia llamada SDMA. El alza de dicha sustancia está sumamente relacionada con la función renal. A través de dicho examen, el veterinario puede conocer si tu gato padece la enfermedad.

2. Alimentación

Una vez que tu gato es diagnosticado con Enfermedad Renal Crónica, una alimentación adecuada y dirigida al manejo de la enfermedad contribuirá a alargar su vida y disminuir los signos. El veterinario a cargo determinará la dieta que se requiere, la cual generalmente es reducida en sodio y fósforo; con niveles adecuados de ácidos grasos y OMEGA 3 y 6; niveles moderados de proteína de alta calidad y mayores niveles de vitaminas del complejo B. Además, enfatizó que “recomendar una alimentación adecuada mejorará la expectativa de vida del paciente”.

3. Tratamiento

El uso de fármacos también formará parte del manejo de la ERC. Estos buscarán controlar la enfermedad para mantener a tu gato viviendo tan plenamente y feliz como sea posible.

Ahora ya lo sabes, para asegurar que tu gato goce de la mejor salud posible, la atención veterinaria recurrente es la clave. Y si tu gato ya fue diagnosticado con ERC, la alimentación y el tratamiento oportuno señalado por el médico veterinario serán primordiales.

DZ

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button