Salud

Empoderar a las comunidades es vital para enfrentar a las pandemias

LaSalud.mx .-Las respuestas lideradas por la comunidad constituyen una parte fundamental de la respuesta a la pandemia de SIDA. Este enfoque acordado por los gobiernos, las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y los organismos de las Naciones Unidas durante un encuentro internacional sobre el SIDA celebrado en Chiang Mai (Tailandia), será clave para hacer frente a otras pandemias presentes y prepararse para las futuras. 

En dicho encuentro se dio a conocer la primera definición internacional de respuesta a una pandemia liderada por la comunidad, establecida tras un proceso consultivo de dos años que reunió a 11 gobiernos en representación de cada región del mundo, y a 11 representantes de la sociedad civil. Este equipo de trabajo integrado por varias partes interesadas del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) fue convocado de forma conjunta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Presentaron los resultados durante la 51° reunión de la Junta Coordinadora del Programa.

Las propuestas del equipo de trabajo incluyen el desarrollo de sistemas mejorados para financiar organizaciones lideradas por la comunidad, la supervisión de la capacidad liderada por la comunidad, y la integración de los datos generados por los grupos comunitarios en la gestión de la respuesta. También señalaron que las respuestas comunitarias al VIH deben integrarse en todos los niveles de las estrategias nacionales contra el SIDA; incluidas la planificación, la elaboración de presupuestos, la puesta en marcha, el seguimiento y la valoración.

El Ministro Alemán de Sanidad, Karl Lauterbach y la Directora Ejecutiva de ONUSIDA, Winnie Byanyima, publicaron un artículo en The Lancet en el que instaban a incluir las “infraestructuras comunitarias” relacionadas con la prevención, preparación y respuesta ante una pandemia en la nueva planificación de los acuerdos internacionales. 

Ellos demuestran que una infraestructura comunitaria sólida, que trabaja de forma sinérgica con el Gobierno, es un elemento necesario para prevenir, preparar y dar una respuesta eficaz a la pandemia. Con las pruebas recogidas en materia de SIDA, viruela, Covid-19 y ébola, los autores explican de qué manera las organizaciones lideradas por la comunidad aportan confianza, brindan canales de comunicación y son capaces de llegar a grupos marginados, lo que complementa las funciones gubernamentales y permite alcanzar una mayor igualdad.

Además, las nuevas definiciones y recomendaciones internacionales pueden ayudar a la lucha tanto contra el SIDA y otras epidemias al determinar los elementos imprescindibles de una respuesta comunitaria eficaz. Las organizaciones lideradas por la comunidad, definidas como grupos y redes, representan las experiencias, los puntos de vista y las voces de sus partes. Constituyen, sin duda, la columna vertebral de esa respuesta. Es también fundamental destacar que “no todas las organizaciones basadas en la comunidad están lideradas por la comunidad”.

“Aunque se entiende como infraestructura a los laboratorios y los hospitales, también es importante la infraestructura comunitaria, que incluye a las personas que deben encargarse de la divulgación, ganarse la confianza de las comunidades excluidas a las que han de llegar, recurrir a mecanismos de rendición de cuentas independientes y participar en la toma de decisiones”, explicó el Dr. Matthew Kavanagh, Vicepresidente Ejecutivo adjunto en funciones de Política, Defensa y Conocimiento de ONUSIDA.

“Este equipo de trabajo formado por gobiernos, sociedad civil y organizaciones internacionales ha proporcionado nuevas y relevantes herramientas para apoyar el desarrollo y la supervisión de la capacidad liderada por la comunidad. Solo lograremos poner fin al SIDA y detener el avance de otras epidemias cuando seamos capaces de garantizar la instauración de esta infraestructura comunitaria, reforzarla, fortalecerla, supervisarla y dotarla de recursos”, agregó. 

“Los convenios internacionales en relación con la pandemia y la financiación deberían incluir objetivos específicos para la capacidad liderada por la comunidad”, afirmó el Dr. Kavanagh. “Para que realmente resulten eficaces, las respuestas a la pandemia deben ir más allá de una comunicación unidireccional, para que así las comunidades puedan tomar decisiones a todos los niveles. El liderazgo comunitario resulta absolutamente esencial para poner fin a las pandemias”.

Ejemplos de éxito

En Tailandia, como los delegados pudieron comprobar de primera mano, los servicios sanitarios dirigidos por grupos de población clave han llegado a las personas con mayor riesgo de contraer el VIH, lo que ha permitido lograr una de las respuestas al VIH más equitativas de la zona. 

En Sudáfrica, los líderes de la comunidad que colaboran con Ritshidze, visitan clínicas y comunidades para valorar los servicios relacionados con la Covid-19, el VIH y la tuberculosis; y trasladan a la Administración la responsabilidad de abordar problemas detectados como los largos tiempos de espera o la falta de confidencialidad. 

En medio de la guerra, 100 % Life de Ucrania, una red de personas que viven con el VIH, ha recurrido a las redes entre iguales para comunicarse con las personas desplazadas y suministrar medicamentos, alimentos y asistencia en caso de emergencia.

Este y otros interesantes artículos, reportajes; entrevistas y colaboraciones especiales con los más connotados especialistas a nivel nacional e internacional; los puede encontrar en nuestra próxima Edición Especial Multimedia de la Revista LaSalud.mx: “Diciembre mes de la lucha contra el VIH: Concientización, Prevención, Detección, Diagnóstico y Tratamiento de VIH”. Estas publicaciones son de nivel Internacional con presencia Ibero-Latinoamericana.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button