Salud

Mayra Galindo comprometida con la AMLCC

En entrevista exclusiva con Mayra Galindo Leal, Directora General de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer (AMLCC), con motivo del 50° aniversario.

Oncologia.mx .- Sobre su historia en la asociación, Mayra detalla que “en 1997 empecé a trabajar, después de que una amiga -que había sido voluntaria en la asociación porque su hijo tenía cáncer- me avisó que la administradora se tenía que ir a vivir a Cuernavaca y, entonces, Enrique Orellana Mora, Presidente Fundador de la AMLCC, me llamó para saber si quería trabajar con ellos”.

Anterior a esto, Galindo tenía experiencia como voluntaria en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) durante 17 años. “Me acercó mucho el conocer las necesidades de pacientes con tuberculosis que pasaban mucho tiempo en el hospital”.

Así, sin ninguna preparación específica “entré a trabajar con el señor Orellana cuando la asociación tenía 25 años de existencia –se fundó el 24 de abril de 1972- y poca gente conocía la labor que llevaba a cabo. Por ello, me propuse dos metas: dar a conocer a la asociación a mayor nivel y apoyar a más pacientes, porque eran muy pocos los que eran apoyados económicamente”.

Comenzando su labor, Mayra asistió a su primer congreso organizado por la American Cancer Society en Estados Unidos, en donde notó que las organizaciones asistentes se unieron para trabajar en la lucha contra el cáncer. Con esa misma idea, Mayra Galindo, en conjunto con el Centro de Comunicación Cristiana de Bienes I.A.P, lograron reunir a todas las organizaciones en México interesadas en la misma causa y crearon la Red Contra el Cáncer.

Este congreso liderado por el presidente de Estados Unidos en ese momento, George Brush, fue el parteaguas para que la asociación fuera reconocida e invitada a otros eventos internacionales, así como cursos y congresos donde México ya era tomado en cuenta”.

La Red Contra el Cáncer actualmente ha trabajado más de 20 años, y Mayra Galindo ha sido la Presidenta desde su fundación. Con este proyecto se planteó dos objetivos muy claros: el primero, no dejar que nadie se fuera con las manos vacías, es decir, dar soluciones a la gente que tocara a nuestra puerta; y en segundo, fortalecernos y crecer cada vez más profesionalmente, para empezar a tener la fuerza de incidir en políticas públicas”.

Adicionalmente, Mayra Galindo compartió una anécdota muy especial: “Cuando viajé al Congreso compartí asiento con el creador de La familia Burrón, Gabriel Vargas. Y le pedí que hiciera un dibujo para impulsar la detección del cáncer de próstata en los hombres”.

“En ese momento también conocí al Dr. Hugo Manzanilla, Presidente de la Sociedad Mexicana de Urología”. Juntos decidieron impulsar la Norma Oficial Mexicana (NOM) de Cáncer de Próstata. “Durante un año trabajaron (él y su equipo) y con el primer borrador tocamos muchas puertas para juntar a los médicos y seguir construyendo esta norma que tardó más de 5 años en ser publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF)”.

Desde ese momento, no se ha vuelto a revisar la norma, “y lo que falta es articular todo lo que se ha hecho en cáncer a favor de la atención de los pacientes.

AMLCC, una asociación independiente

Acerca de la independencia de la asociación, Mayra Galindo recordó que la AMLCC se formó con la idea del Dr. Jorge Jiménez Cantú, Secretario de Salud en 1972, por lo que la asociación siempre estuvo en las oficinas de la secretaria y sus gastos dependían de la misma.

Desde ese año, la asociación contaba con distintivas alcancías colocadas en comercios, supermercados y otros lugares con el objetivo de recaudar fondos.Tenían el lema de ‘Detectado a tiempo, el cáncer puede ser curable.’ Eran más de dos mil alcancías en la Ciudad de México cuando yo entré. Ahora no son lo mismo debido a la mala educación de las personas, la desconfianza y la competencia de otras organizaciones que han deteriorado la imagen de las alcancías”.

Pese a ello, “las hemos dejado porque es un signo importante de la permanencia de la asociación, pero no es una forma importante de recaudación, hemos tenido que buscar otras alternativas para mantenernos.”

En el 2003 tuvimos la noticia, por parte del abogado de la asociación, que un americano nos había donado un edificio en la calle de Chilpancingo (Ciudad de México). Entonces, platicando con el Sr. Orellana decidimos que era un buen momento para irnos a nuestras propias oficinas y que solventaríamos los gastos que la Secretaria de Salud nos daba, con las rentas de los departamentos”.

Ese mismo año, “después de haber sido testigo de que el Seguro Popular había beneficiado a las mujeres con cáncer de mama y cervicouterino, y niños con cáncer, empezamos a aprender cómo se trabaja con incidencia en la política pública de salud, y después de una planeación estratégica, se sentaron las bases para cuatro programas específicos”.

Programas a favor de los pacientes con cáncer

Junto con el apoyo de empresas privadas, como School App, se mantiene vigente el programa de educación, en el que se realizan conferencias y pláticas para capacitar a profesionales de la salud; además, hay una escuela de pacientes dirigida específicamente para que conozcan sus derechos, sus obligaciones, y todo acerca del cáncer.

Por su parte, el programa, “Detección Oportuna: detectado a tiempo, el cáncer puede ser curable, tiene como objetivo fomentar hábitos saludables y procurar que las personas puedan tener acceso a estudios de detección oportuna a precios económicos, “porque la asociación dirige su apoyo a personas con escasos recursos que muchas veces no cuentan con seguridad social”.

También participan con líderes comunitarias capacitadas, para que puedan transmitir información que sirva para detectar a tiempo el cáncer.

Otro de sus programas, “Apoyo y orientación a pacientes”, está enfocado a las necesidades del paciente; desde darle a conocer los lugares donde los puedan atender, canalizarlo al médico especializado en su enfermedad; proporcionar información acerca de los medicamentos correctos a su tratamiento, como puede conseguirlos; hasta brindar una segunda consulta, atención psicológica y tanatológica. 

Estamos abarcando todas las aristas que tiene un paciente para que su camino sea más fácil, y si nosotros no lo tenemos, para eso está la Red Contra el Cáncer, para que podamos poner al paciente en manos de otra organización que también lo asista”.

Acerca de las políticas públicas que la asociación logró implementar, Mayra comentó que “de las primeras cosas que empezaros a trabajar fue ingresar patologías que no estuvieran apoyadas por el Seguro Popular. Este fue un trabajo muy arduo de muchos años donde tuvimos dos éxitos importantes; lograr incluir el cáncer de colón y el cáncer de ovario en el fondo de gastos catastróficos”. Sin embargo, cabe resaltar que para hacer incidencia pública, la AMLCC se tuvo que separar de la Secretaria de Salud.

Mayra comentó que muchas de sus acciones han tenido que ver con sus experiencias en eventos relacionados, como cuando en un congreso de Estados Unidos escuchó una frase que decía que “morían más hombres por cáncer de próstata, que mujeres por cáncer de mama. Eso me impactó mucho”. Tras corroborar que esto pasaba en el territorio mexicano, la AMLCC se dedicó a apoyar este tipo de cáncer, “que es un tema muy olvidado”.

De esta manera, “la asociación ve todos los tipos de cáncer, porque cuando nació no había asociaciones especializadas. Tenemos el año dividido por meses para hacer cosas por cada tipo de cáncer, como en abril, que es el cáncer de pulmón”.

Otro ejemplo son los cánceres hematológicos “que son llamados invisibles porque hay pocos hematólogos, no hay mucha información y los síntomas no son visibles. Son difíciles de diagnosticar y cuando se hace, los pacientes se encuentran en etapas avanzadas”.

Los temas pioneros

“Cuando yo inicié a trabajar con la Asociación, el cáncer del que más se hablaba era del cáncer cervicouterino. Hace 25 años hubo una campaña de Avon sobre cáncer en la mujer y con ello se comienza a hablar sobre el cáncer de mama”, rememoró Mayra.

“Con los donativos que la empresa entregaba de forma anual se adquirieron mastógrafos que fueron repartidos en diferentes ciudades de la República Mexicana”. A partir de este movimiento impulsado por la AMLCC y Avon, comenzaron a surgir campañas invitando a la autoexploración.

Gracias a ello, las cifras de personas diagnosticadas con cáncer de mama aumentaron rápidamente y superó los logros de otras patologías como el cáncer cervicouterino.

La AMLCC en la actualidad

Estos 25 años en la asociación han sido un aprendizaje importante. Lamentablemente, las asociaciones han sido afectadas por la pandemia, porque se acabaron los donativos. Ahora estamos resurgiendo y se han encontrado nuevas formas de seguir ayudando a los pacientes, ya no se les paga sus tratamientos, pero se les orienta para conseguir los medicamentos con proveedores a precios más baratos”.

La AMLCC actualmente utiliza las nuevas herramientas de comunicación para acercarse a todas las organizaciones y empresas interesadas en la causa. Hace cinco años se creó, por medio de redes sociales, el movimiento “Juntos Contra el Cáncer”, para que las organizaciones tengan la fuerza de incidir en las políticas públicas que necesita el sistema de salud en México.

La unión de los organismos a nivel global es lo que ayuda a que cada una pueda seguir trabajando y ayudando a brindar información de calidad a la población que lo necesita. “Esa es nuestra lucha diaria, seguimos trabajando porque los pacientes de cáncer nos necesitan cada día más y no podemos dejarlos. Yo tengo una frase: Si yo estuviera en sus zapatos, me gustaría que alguien me tendiera la mano”.

Además, “en la AMLCC estamos muy interesados en articular e implementar todo lo que se ha hecho en años anteriores para tener una mejor atención del cáncer y beneficiar a los pacientes”, finalizó Mayra Galindo.

Este y otros artículos de interés los podrás encontrar en nuestra próxima Edición Especial de colección dedicada a la celebración de los 50 años de la AMLCC.

Artículos relacionados

Back to top button