Salud

México depende de la importación de plasma para la generación de Terapias Derivadas de Plasma (TDPs)

Hematologia.mx .-Actores de la sociedad civil, entre los que destacan médicos especialistas, miembros de asociaciones como la Fundación Mexicana para Niños y Niñas con Inmunodeficiencia (Fumeni), y grupos de defensa de los pacientes, presentaron Plasma que Salva. Se trata de una campaña que tiene como propósito sensibilizar a la población y a las autoridades mexicanas de la necesidad de que México incremente su obtención de plasma para el tratamiento de enfermedades graves y raras, como las hemopatías y las inmunopatías, e impulsar un cambio en la legislación para compensar a los donadores de plasma.

De acuerdo con la organización, México está lejos de ser autosuficiente para satisfacer las necesidades de los ciudadanos que requieren plasma. En la industria, un país autosuficiente es aquel que produce más plasma del que consume a través de terapias realizadas con proteínas plasmáticas. Países como Estados Unidos o Alemania lo han logrado mediante la implementación de esquemas de cooperación entre los sectores público, privado, académico y científico, nacional e internacional. Lo anterior, priorizando la seguridad de donantes y pacientes a través de rigurosos procesos tecnológicos que permiten a las autoridades sanitarias mantener controles de calidad de riguroso estándar.

“Consideramos que nos encontramos frente a un problema muy serio, pero también estamos en un momento clave para México, que tiene en sus manos la posibilidad de dar pasos sólidos para emular a aquellos países que han implementado soluciones realistas y efectivas para asegurar el suministro adecuado de Terapias Derivadas del Plasma. En Plasma que Salva creemos que, si compensamos la donación, México puede incrementar significativamente el volumen requerido para evitar la insuficiencia de TDPs y salvar vidas”, señaló el Dr. Juan Manuel Cisneros, Patólogo Clínico y Jefe de Auxiliares de Diagnóstico del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Si bien Estados Unidos suministra poco más del 70% del plasma para el mundo, sus derivados se distribuyen en todo el mundo, incluido México, por lo que no se puede asumir la viabilidad de esta situación a largo plazo. Ante este escenario de potencial escasez, se suma el impacto de la pandemia de Covid-19, que no solo frenó y desalentó la donación de plasma en México, sino que ha provocado una alerta generalizada a nivel internacional.

Por ello, Plasma que Salva, busca impulsar un cambio a la legislación para retomar las mejores prácticas que en otros países han tenido muchos beneficios, como es el compensar a los donadores. En este sentido, buscarán un diálogo respetuoso con las autoridades de Salud, particularmente con el Secretario de Salud, Jorge Alcocer y el Subsecretario, Hugo López Gatell; así como representantes de la Cámara de Diputados y Senadores para que tomen en cuenta esta iniciativa y se modifique la ley existente para contribuir a salvar millones de vidas y cambiar el futuro del sector salud en México.

“En Plasma que Salva somos promotores de la posibilidad de contar con donadores que reciban una compensación a cambio de su tiempo y esfuerzo para apoyar a un paciente que necesita plasma.  Al permitir este esquema de donación, habría beneficios para los pacientes como asegurar su supervivencia y calidad de vida”, señaló el Dr. Francisco Rosales, Fundador de Fumeni.

Entre los representantes de Plasma que Salva que asistieron a la presentación estuvieron Mayela García, Integrante de FUMENI, así como Claudia Moreno, Integrante del Comité de Familias de la Fundación Mexicana para Niñas y Niños con Inmunodeficiencias Primarias y paciente diagnosticada con Inmunodeficiencia Común Variable.

DZ

Artículos relacionados

Back to top button