Internacional

El Océano Pacífico Oriental, una ruta central para las ballenas, requiere protección urgente

 Un nuevo informe de WWF y sus aliados, incluida la Universidad Estatal de Oregón, la Universidad de California en Santa Cruz, la Universidad de Southampton y la Universidad de Valparaíso, recomienda acciones para que los gobiernos, la industria y las personas protejan las rutas migratorias de las ballenas a lo largo del Océano Pacífico Oriental para 2030. El cambio climático, el tráfico marítimo, el ruido submarino y la actividad pesquera afectan a estos mamíferos y su supervivencia en múltiples puntos.

El reporte “Corredores Azules del Océano Pacífico Oriental, Oportunidades y Acciones para Proteger a las Ballenas Migratorias” incluye una visualización que destaca las rutas que se extienden a lo largo del Océano Pacífico Oriental de polo a polo.

Estas rutas migratorias, o corredores azules, son como superautopistas para ballenas, que cubren distancias significativas desde el Estrecho de Bering, en Alaska, hasta la Península Antártica, en el extremo sur del Continente Americano, a veces abarcando miles de kilómetros. Doce de las catorce especies de grandes ballenas utilizan el Océano Pacífico Oriental como una zona central para sus migraciones.

Artículos relacionados

Durante el siglo XX se capturó comercialmente a casi 3 millones de ballenas, lo que llevó a muchas especies al borde de la extinción. En la actualidad, hay significativamente menos caza comercial, lo que permite que prosperen algunas poblaciones de estos cetáceos. Pero están surgiendo nuevas amenazas que hacen que las rutas migratorias de las ballenas sean cada vez más peligrosas para navegar.

“Las ballenas dependen de importantes áreas oceánicas para alimentarse, aparearse, parir, amamantar a sus crías, socializar y migrar, que están siendo impactadas por múltiples actividades humanas y se encuentran bajo un estrés creciente”, dijo Chris Johnson, Líder Mundial para la Conservación de Ballenas y Delfines en WWF. “Tenemos el conocimiento y las estrategias para conservar y proteger mejor estas áreas. Hacemos un llamado a la cooperación urgente para proteger a las ballenas en toda su área de distribución oceánica”.

A medida que evolucionan las amenazas a las ballenas, el enfoque de conservación debe hacer lo mismo. El informe identifica acciones puntuales para que los gobiernos, la industria y las personas protejan las extensas rutas de las ballenas en el Océano Pacífico Oriental para 2030. En este sentido, las redes de Áreas Marinas Protegidas, o AMP, que atraviesan jurisdicciones nacionales, son clave para fortalecer sistemas interconectados orientados a proteger la vida silvestre y los ecosistemas de los que dependen para sobrevivir.

“La implementación y el diseño exitoso de AMP y OECM no es posible sin la participación equitativa de los pueblos indígenas, las comunidades y los gobiernos locales, regionales y nacionales”, dijo Yacqueline Montecinos, Coordinadora de Biodiversidad Marina y Políticas Oceánicas de WWF Chile. “La evidencia muestra que las ballenas juegan un papel fundamental en el mantenimiento de la salud de los océanos y el clima global. Debemos trabajar más duro para proteger nuestro océano para la naturaleza y las personas”, añadió.

Visualizar estas rutas proporciona una guía concreta para compartir acciones de conservación que protejan a las ballenas migratorias en el Océano Pacífico Oriental. Los datos científicos utilizados para construir este mapa son un esfuerzo de colaboración de más de 50 grupos de investigación.

El informe también describe otras acciones, incluido el trabajo para eliminar que las ballenas se enreden en artes de pesca de las ballenas, reducir la contaminación por plástico y otros materiales y desviar las rutas de navegación lejos de sus hábitats críticos, como las áreas de migración estacional.

Apoyar acciones como el Tratado Mundial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para frenar la contaminación por plásticos y la Iniciativa Global contra las Redes de Pesca Fantasma son sólo algunas formas de marcar la diferencia.

“Esta investigación pionera presenta enfoques innovadores para ayudar a proteger a las ballenas. Salvaguardar los corredores azules del Océano Pacífico Oriental requiere una estrategia holística, que involucre a múltiples actores responsables de formular políticas en una variedad de áreas e industrias: desde la pesca hasta el transporte marítimo, incluidas organizaciones clave como la Comisión Ballenera Internacional (IWC, por sus siglas en inglés), la Organización Marítima Internacional (OMI) y la Comisión Permanente del Pacífico Sur (CPPS), por nombrar algunas”, dijo el Dr. Daniel M. Palacios del Instituto de Mamíferos Marinos de la Universidad Estatal de Oregon.

“Compilar los datos de rastreo satelital de las ballenas como punto de partida ha impulsado a los investigadores regionales, a WWF y a otros aliados a llevar las cosas al siguiente nivel, integrándolas con información sobre amenazas para proponer soluciones de políticas efectivas”, agregó.

La implementación de redes de AMP es una herramienta de conservación comprobada, diseñada para proteger la biodiversidad, promover ecosistemas marinos saludables y resilientes y proporcionar beneficios sociales. Sin embargo, hoy en día, solo el 8.16% de los océanos del mundo tienen AMP gestionadas activamente.

“La evidencia creciente muestra que nuestros océanos necesitan poblaciones de ballenas prósperas para mejorar la productividad marina y desempeñar un papel en la captura de carbono. Respaldados por ciencia robusta, también nos están revelando cómo podemos conectar redes de áreas protegidas para lograr el objetivo 30 x 30”, dijo Chris Johnson.

“Corredores Azules del Océano Pacífico Oriental, Oportunidades y Acciones para Proteger a las Ballenas Migratorias” se lanzará en la Conferencia Nuestro Océano.

DZ

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button