Salud

Autoridades protegen el derecho a gozar de una alimentación saludable

Nutritiva.mx .-Profesionales de instituciones del sector Salud, personas académicas y organismos internacionales, presentaron su posicionamiento para proteger el principio del interés superior de la niñez y la adolescencia y su derecho a gozar de una alimentación saludable, nutritiva, suficiente y de calidad; así como incentivar entornos alimentarios sanos.


El objetivo central de este posicionamiento es mejorar el acceso y asequibilidad a alimentos nutritivos en las escuelas, que contribuyan al bienestar de niñas, niños y adolescentes (NNA), y consolidar el papel de México como país innovador y eficaz en los esfuerzos por mejorar los entornos alimentarios.
El posicionamiento tiene como puntos centrales asegurar entornos escolares saludables, libres de alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas, y rechazar el conflicto de interés e intentos de injerencia de la industria de productos ultraprocesados en la implementación de políticas públicas.


El documento resalta la necesidad de una estrategia para que las personas cuidadoras de NNA tomen decisiones informadas, y que la alimentación escolar sea universal mediante la distribución de desayunos al alcance de todas y todos los NNA del país que acuden a planteles públicos del sistema educativo nacional.  


En conferencia de prensa para presentar el posicionamiento conjunto Entornos alimentarios en México, la Titular del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF), Nuria Fernández Espresate, informó que, en coordinación con municipios, estados y federación, se impulsará la cobertura universal de desayunos escolares para NNA en México, así como la transición total de la modalidad fría a caliente.
Señaló que una de las principales lecciones de la pandemia es la importancia de la alimentación saludable que evite la comorbilidad asociada con el sobrepeso y la obesidad, por lo que se defenderá el etiquetado frontal y se impulsará una iniciativa que limite el consumo de refrescos y bebidas azucaradas.


“Con estas acciones coordinadas respondemos a una demanda expresada directamente por NNA a través de la Consulta Nacional ¿Me escuchas? 2022”, ejercicio en el que la mayoría de los más de un millón 200 mil participantes manifestaron su deseo de ver garantizado su derecho a la salud y bienestar.


El Director General del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), Ruy López Ridaura, subrayó que desde la Secretaría de Salud se trabaja en una política pública intersectorial para garantizar la alimentación adecuada desde un sistema agroalimentario sostenible.  


Señaló que las políticas públicas de administraciones anteriores eran limitadas, ya que sólo pretendían modificar conductas. El cambio de estilos de vida y alimentación no es individual, sino un esfuerzo conjunto, aclaró.


Respecto al etiquetado frontal de alimentos y bebidas, indicó que esta estrategia no sólo sirve para comunicar o advertir de forma clara y veraz sobre el contenido de nutrimentos críticos e ingredientes que representan un riesgo para la salud cuando se consumen en exceso, sino para concretar políticas públicas que regulen los ambientes escolares.  


Celebró la reciente aprobación en el Poder Legislativo de la reforma para prohibir la venta y publicidad de alimentos y bebidas procesadas en las escuelas, que plantea eliminar la publicidad de productos no saludables, evitar la venta de alimentos y bebidas de bajo valor nutricional y regular el uso de las máquinas expendedoras.


El Director General del Cenaprece insistió en la necesidad de impulsar una ley que contribuya a desarrollar y coordinar acciones de alimentación saludable, intersectoriales y transexenales para blindar las políticas públicas en la materia.  


Al respecto, el Director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS) del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Simón Barquera Cervera, puntualizó que es fundamental promover el diseño e implementación de políticas, investigación, educación y promoción de la salud, sin interferencia de la industria que produce insumos malsanos e impulsa estrategias agresivas de comercialización, muchas de ellas dirigidas a NNA.


En los últimos 40 años, el INSP ha documentado la transformación de la alimentación con impacto negativo en la carga de enfermedad, mortalidad y disminución de los años de vida saludables. Cada año se atribuyen más de 40 mil muertes al consumo de bebidas azucaradas y 130 mil fallecen por diabetes, informó.  


El posicionamiento de hoy reafirma el compromiso intersectorial por lograr mejores condiciones de vida para la población; especialmente, porque protege el interés superior de la infancia.  


El Titular de la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (PFPNNA) del SNDIF, Oliver Castañeda Correa, anunció que esta instancia presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) cinco escritos para que sea reconocida como representación jurídica de la colectividad de niñas y niños menores de 12 años involucrados en la aplicación y cumplimiento del etiquetado frontal y la obligación de las empresas para abstenerse de hacer uso de personajes, animaciones o dibujos que inciten el consumo de productos que contengan uno o más sellos de advertencia.


El Jefe de Nutrición del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México, Mauro Brero, destacó la importancia y el trabajo que se realiza para la transformación de entornos alimentarios como una medida eficaz para reducir el sobrepeso y la obesidad en México.


Un estudio realizado por este organismo internacional, que se publicará en próximas semanas, refiere que cada año el sobrepeso y la obesidad de NNA tiene un costo de alrededor de 650 mil millones de pesos por discapacidad, muertes prematuras y atención a la salud, entre otros problemas que ocasionan.
Señaló que dicho estudio no incluye el impacto de la diabetes; se calcula que la mitad de NNA con sobrepeso y obesidad desarrollarán esta enfermedad en los siguientes 10 años, por lo que recomendó fortalecer todas las iniciativas y regulaciones de salud pública que contribuyen a limitar o controlar esas enfermedades en la niñez y la adolescencia.  


La representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México, Lina Pohl Alfaro, reconoció el esfuerzo realizado por este país para lograr entornos alimentarios saludables, como el establecimiento del etiquetado frontal de advertencia de alimentos con alto contenido en grasas y azúcares.


Explicó que un entorno alimentario saludable se consolida con el establecimiento y aplicación de normas nutricionales, refrigerios escolares y regulación de lo que se vende en las escuelas para que NNA puedan determinar su dieta.


Pohl Alfaro se pronunció por incorporar políticas públicas que faciliten el acceso a toda la población a una alimentación equilibrada. El último informe de la FAO muestra que América Latina y el Caribe son las regiones del mundo donde comer sano es más costoso.


México es el único país de la región de las Américas que mide el estado de nutrición y seguridad alimentaria de escolares, antes, durante y después de la pandemia de COVID-19, destacó la Coordinadora del programa Mejor Nutrición de la FAO México, Karina Sánchez Bazán.


Al presentar los resultados de la evaluación del estado nutricio de las personas beneficiarias del SNDIF, que realizó este organismo internacional en coordinación con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), detalló que en 2022 tenía sobrepeso u obesidad 37% de las personas inscritas en los programas del DIF, en comparación con 43% de quienes no reciben el beneficio.
La evaluación encontró que el consumo frecuente de bebidas azucaradas por parte de NNA aumenta 10% la probabilidad de padecer sobrepeso y obesidad.


Respecto a los determinantes socioeconómicos, una de cada cinco familias encuestadas tuvo dificultades para adquirir alimentos en el último mes de la encuesta y esta condición se mantuvo los últimos dos años de la pandemia.


Dijo que esta evaluación es crucial porque permite a personas tomadoras de decisiones contar con datos reales sobre el impacto de los programas, los efectos de los entornos alimentarios y su impacto en la salud y nutrición de niñas y niños en edad escolar.


El encargado de la Dirección General de Alimentación y Desarrollo Comunitario del SNDIF, Francisco Meza Durán, explicó que esta evaluación tiene el objetivo de determinar el estado nutricional de los escolares mexicanos mediante el levantamiento de medidas antropométricas y datos de inseguridad alimentaria, en coordinación con los sistemas estatales DIF.


Lo anterior, derivado de diversos recursos presentados por empresas ante la SCJN en contra de las medidas contempladas en la NOM-051-SCFI/SSA1-2010. “Nuestra finalidad es que la SCJN escuche los argumentos y pueda resolver con perspectiva de respeto a la niñez y bajo el interés superior de las niñas, niños y adolescentes”.


Explicó que con independencia de lo que responda la SCJN, la PFPNNA seguirá explorando mecanismos y acciones para lograr la incidencia de la niñez en la toma de decisiones que les afectan, sin importar que sus derechos sean o no vulnerados.


Emitieron el posicionamiento conjunto el SNDIF y su Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes; el Cenaprece y el INSP, en colaboración con la FAO y Unicef.  

Artículos relacionados

Back to top button