Entretenimiento

Promueven música para acabar con el odio y las fobias hacia la comunidad LGBTIQ+

Con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, Punto Sero convocó a DJ Guapis, al músico-compositor Juan Manuel Torreblanca, y desde Chile al cantante, compositor y performer no binarie Barbacius al conversatorio “Música contra las LGBTIQfobias”.

El Faro de Oriente abrió su escenario para charlar por más de una hora entre la música, rolas y mezclas de los ponentes, quienes coincidieron en que su presencia en los escenarios es una herramienta para acabar con el odio hacia la comunidad LGBTIQ+.

En 2022, se documentaron 22 desapariciones y 62 casos de asesinatos, atentados, y suicidios de mujeres trans y hombres homosexuales menores a 29 años. Letra S, Sida, Cultura y Vida reportó un aumento de más del 11,5 % en los asesinatos de odio contra personas LGBT, cifras que colocan a nuestro país en el segundo lugar en Latinoamérica.

Artículos relacionados

DJ Guapis, enfatizó que su idea es borrar las barreras con la música para que se entienda que hasta la heterosexualidad es diversa, “soy una DJ que le gusta el perreo, también soy pansexual, soy una mujer trans para quien las etiquetas sirven para establecer parámetros dentro de nuestra identidad y aguantar, aguantar cuando me gritaron joto, maricón o puto”.

Somos resilientes porque desde que nacimos nos atacan, vivimos en medio del juicio y es importante no romantizar, atrevernos a decir, si me dolió en lugar solo salir a defendernos para que entiendan que también somos seres humanos”.

Para Juan Manuel Torreblanca, la música significa el espacio para exhibir su intimidad, y mostrar que cada uno es libre de mostrarse como es, “binarie, trans o gay no es una elección, es lo que hay dentro de mí, aunque lo cierto es que la incertidumbre produce miedo y el verdadero enemigo no está en el acrónimo LGBTIQ+, porque gente malvada existe en todo lugar solo porque son personas”.

La música de Torreblanca también expresó todo lo que necesitamos gritar en este día y con su “Lobo” retrató la violencia que se vive por ser diferente con las notas del acordeón invitó a la humanidad a tratar de entender que hay otras experiencias.

Y atreverse a salir de lo normal, porque “la norma es un acuerdo, una decisión impuesta, hoy puede ser normal una cosa y mañana otra, la gente le da cosa convivir con gente que piensa distinto”.

Llegó el turno de Barbacius al micrófono, quien relató que recientemente dentro de su organización de músicos LGBTIQ+ en Chile se discutió sobre la duda si la violencia hacia la comunidad es fobia o es odio, y “claro que es odio, porque desde el término de fobia podríamos justificar como el sentimiento que se genera a partir del miedo”.

Siempre conscientes que los derechos de la comunidad LGBTIQ+ son los derechos humanos de cualquiera para que todes tengan la posibilidad de cuestionarse su rol en términos de ser hombre o mujer y si se sienten cómodos con ello, el odio se combate con organización, pero también con música”.

“Creo que el rol que tenemos las personas LGBTIQ+ en la música es entregar nuestra voz para que quienes nos escuchen sepan que es posible ser, que esto es solo un punto de partida, para reconocernos y construirnos”, dijo Barbacius quien cerró con baile y música.

Artículos relacionados

Back to top button