Noticias

Reconocen actuación de Guardias de Seguridad Privada por su labor en la pandemia de Covid-19

Como parte de los festejos por el 11 aniversario de su creación, la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP), que agrupa a 235 asociados, rindió homenaje a sus guardias y colaboradores por su actuación durante la pandemia por Covid-19, además de estrenar modernas oficinas.

¿Qué es la Seguridad Privada?

La seguridad privada desempeña un papel crucial en la sociedad al coadyuvar con autoridades garantes de la seguridad, tranquilidad y el orden. Esta industria es un componente del ecosistema de seguridad pública y opera dentro del marco legal en cooperación con las autoridades competentes.

Algunas de las funciones de la seguridad privada incluyen la protección de personas y propiedades, la prevención de pérdidas y reducción de riesgos, el mantenimiento del orden y la tranquilidad, así como la protección de información confidencial y la ciberseguridad.

Estos servicios contribuyen a prevenir delitos, generar confianza y garantizar un entorno seguro para la convivencia de las personas en áreas específicas donde las fuerzas del orden público no pueden cubrir.

Crecimiento del Sector

En México, el crecimiento demográfico y la expansión urbana han impulsado el notable crecimiento de la seguridad privada, ya que se requiere protección para infraestructuras esenciales como viviendas, centros comerciales, escuelas, vialidades y redes de energía. Estas infraestructuras demandan sistemas y servicios de seguridad privada, como seguridad electrónica, protección perimetral, controles de acceso, blindajes, traslado de valores, guardias, servicios de consultoría y ciberseguridad.

Además, otro factor de crecimiento es la profesionalización de los departamentos de seguridad en organizaciones empresariales, que buscan mejorar sus estrategias de protección y generar confianza en los inversionistas. La alta tasa de inseguridad y la percepción negativa en muchas ciudades de México, junto con la falta de consolidación de algunas corporaciones policiales, también han impulsado la demanda de servicios de seguridad privada.

Urge una Nueva Ley General de Seguridad Privada

La ley vigente de seguridad privada, promulgada en 2006, contempla siete modalidades que abarcan desde la protección de personas y bienes hasta el traslado de valores, seguridad de la información y sistemas de prevención y responsabilidades. No obstante, dadas las condiciones actuales del país, las amenazas emergentes y el avance tecnológico y la profesionalización de los servicios de seguridad privada, es evidente que esta ley ha perdido vigencia.

Los empresarios del sector se enfrentan a un desafío complejo, ya que deben cumplir con una obsoleta Ley Federal y 32 leyes estatales contradictorias, además de los reglamentos municipales. Se han identificado hasta 500 puntos de conflicto en las diferentes normativas, lo que ha generado una excesiva regulación, trámites burocráticos y prácticas de corrupción, incluso con coerción hacia los empleados y empresarios del sector.

Esto dificulta el enfoque en la operación y calidad de los servicios de seguridad privada, lo cual resalta la necesidad urgente e impostergable de una Ley General de Seguridad Privada que establezca un marco jurídico coherente y actualizado para esta industria que sin duda traerá beneficios para los empresarios de la seguridad, pero sobre todo a los usuarios de estos servicios vitales.

Homenaje a los Trabajadores:

En un emotivo homenaje, Gabriel Bernal, Presidente de la AMESP, reconoció el valioso papel de los trabajadores de la seguridad privada durante la pandemia. Ante una gran asistencia, recordó que estas empresas se mantuvieron activas, demostrando ser una industria estratégica que nunca se detuvo coadyubando con la seguridad y el desarrollo nacional.

Sobre los Guardias de Seguridad, mencionó: “Estos verdaderos héroes arriesgaron sus vidas y la de sus seres queridos en la primera línea, protegiendo hospitales, empresas, comercios y edificios públicos y privados”. Además de su labor de seguridad, asumieron tareas adicionales como el control de los accesos y el triaje de personas.

Su dedicación y entrega, conocidos como “oficiales covid”, fueron ampliamente reconocidas por la mesa directiva de la AMESP. “Estos guardianes incansables se mantuvieron alerta, brindando servicios de vigilancia y protección a numerosas instalaciones que tuvieron que cerrar. Su valentía y compromiso demostraron que la seguridad privada es un pilar fundamental de la seguridad y el desarrollo a pesar de situaciones extraordinarias”, resaltó.

Posteriormente y como parte de los festejos del 11 aniversario de la AMESP, se llevó a cabo en ceremonia sólo para asociados, la inauguración de sus nuevas oficinas, localizadas en una casa de tres pisos de la colonia Narvarte, en la alcaldía Benito Juárez de la Ciudad de México, la cual cuenta con salas de capacitación, de juntas de trabajo, áreas para reuniones, cubículos privados y zonas de esparcimiento, todo debidamente diseñado para que sus afiliados, puedan realizar sus actividades con todos los elementos necesarios para llevar a cabo sus labores, en un ambiente agradable.

Aquí podrán tener reuniones de trabajo y hacer networking. Estas acciones están previstas dentro del programa de trabajo de la nueva mesa directiva que encabeza Gabriel Bernal Gómez y apegadas a las directrices de crecimiento y expansión previstas en el decálogo AMESP.

La inauguración estuvo a cargo del Presidente Fundador de la AMESP, Mario Espinosa Boulogne, quien destacó la forma como ha crecido esta agrupación que congrega hoy a 235 empresas que se distinguen por su profesionalismo, capacidad y honradez.

Artículos relacionados

Back to top button