Noticias

Cerámica Cuernavaca, legendaria tradición

En los años 60, el Ing. Jorge Alberto Borbolla Villamil fundó Cerámica Cuernavaca en avenida Plan de Ayala. El negocio constituía en fabricar piezas para adornar casas, jardines, hoteles y otros espacios.

Afortunadamente, el éxito no tardó en llegar y en algunas temporadas, como la navideña, la demanda era tan alta que sobrepasaba la producción. Incluso reconocidas figuras del medio artístico visitaban la tienda de la fábrica para apreciar las inmensas creaciones.

Pero, la devaluación económica que sufrió el país en los años 80, afectó la fábrica. Incluso quedó un adeudo pendiente con los trabajadores del Contrato Colectivo de Trabajo.

Por ello, se formó una huelga y el Ing. Borbolla entregó la fábrica. Así, los trabajadores vendieron los inmuebles y muchos emprendieron su propio negocio en otros sitios del estado.

La colonia Tres de Mayo fue la elegida por muchos para comenzar con sus propios talleres. Al principio se trataba de emprendimientos familiares, pero ahora son más de 100 talleres, los cuales generan 20 empleos cada uno.

Los nuevos propietarios conformaron su propio grupo denominado Ceramistas de Morelos para distribuir materia prima. Posteriormente, los hijos de ellos crearon la Unión de Productores de Cerámica y más tarde su propio mercado para no depender de clientes foráneos.

Pese al desarrollo de esta comunidad, el trabajo se ve afectado por la crisis económica del país al no ser un producto de primera necesidad. Además, los precios de la materia prima siguen en aumento.

Artículos relacionados

Back to top button