Salud

Nuevas opciones en el tratamiento de la dislipidemia: Dr. Max Sarachaga

LaSalud.mx .- El Dr. Max Sarachaga, Director Médico en Amgen, sostuvo una entrevista exclusiva con LaSalud.mx para hablar de la importancia de cuidar el nivel de colesterol en la sangre y de las opciones terapéuticas que existen para evitar los eventos vasculares por esta causa.

Cabe mencionar que Amgen se esfuerza por servir a los pacientes, transformando la promesa de la ciencia y la biotecnología en terapias con el poder de restaurar la salud o de salvar vidas. Además, es pionero de la biotecnología desde 1980 y se ha convertido en una de las empresas independientes líderes a nivel mundial en biotecnología, llegando a millones de pacientes y desarrollando una cartera de medicamentos que lo distingue de la competencia.

Por su parte, “las enfermedades cardíacas, especialmente la enfermedad coronaria que conduce a infartos, representan una seria preocupación de salud pública. Esta se posiciona como la principal causa de muerte tanto en México como en el mundo. En el año pasado, México registró 200 mil fallecimientos debido a enfermedades cardíacas, principalmente infartos. Este número equivale a un tercio de las muertes en el país, lo que subraya la gravedad del problema de salud pública que enfrentamos. Este desafío se agrava debido al envejecimiento de la población, lo que augura un futuro aún más crítico en términos de enfermedades cardíacas”.

El Dr. Sarachaga también aseguró que el infarto, como consecuencia de la enfermedad coronaria, está vinculado a diversos factores de riesgo. Algunos como la edad, el género (con una mayor incidencia en hombres en ciertos grupos de edad, y en mujeres después de los 65 años) y la genética, son inmodificables.

“Sin embargo, existen factores que podemos modificar, como la obesidad, la falta de actividad física, el tabaquismo y los niveles de colesterol. Es importante resaltar que niveles elevados de colesterol LDL (colesterol “malo”) están directamente asociados a un mayor riesgo de infarto cardíaco. La reducción de estos niveles, a través de la dieta, ejercicio y, en algunos casos, medicamentos, puede disminuir significativamente la probabilidad de un infarto”, comentó.

Este enfoque es particularmente relevante para aquellos que ya han experimentado un infarto, ya que tienen un alto riesgo de sufrir otro. “Para este grupo, reducir el colesterol se convierte en una prioridad igual de importante que la modificación del estilo de vida. La atención médica temprana es crucial en casos de infarto, con intervención quirúrgica o tratamientos farmacológicos. Sin embargo, el riesgo de futuros eventos sigue siendo alto, y se deben tomar medidas preventivas adicionales”.

Para mantener el colesterol LDL bajo control, “es necesario que esté por debajo de 70 o incluso 55 miligramos por decilitro, especialmente para aquellos que ya han sufrido un infarto. Las estatinas son medicamentos eficaces para reducir el colesterol LDL, pero existe un riesgo residual, ya que estas tienen un límite en cuánto pueden disminuir el colesterol. En la actualidad, gracias a la biotecnología, contamos con medicamentos biotecnológicos que pueden reducir aún más los niveles de colesterol LDL. La combinación de estatinas a dosis óptimas y un inhibidor de PCSK9, un medicamento biotecnológico, puede disminuir significativamente el riesgo de eventos cardiovasculares”.

Es importante destacar que la detección temprana es esencial, especialmente en aquellos con antecedentes familiares de infartos a temprana edad, ya que tienen un mayor riesgo. Las pruebas de colesterol son simples y ampliamente accesibles para evaluar los niveles. “Los niveles de colesterol HDL (colesterol “bueno”) también son importantes, ya que niveles elevados ofrecen protección. Sin embargo, no existen tratamientos para elevar el colesterol HDL”.

¿Cuál es la mejor estrategia? A eso, el Dr. Sarachaga respondió que “cada paciente es único y requiere un enfoque integral para determinar la mejor estrategia de manejo. En general, se busca mantener el colesterol LDL por debajo de 100, y algunas pautas sugieren valores aún más bajos. Las estatinas son el tratamiento inicial, y si no logran controlar los niveles de colesterol, se consideran los inhibidores”.

Afortunadamente, “estos medicamentos están disponibles en el sector de salud y han ayudado a un número creciente de pacientes a controlar sus niveles de colesterol. Es fundamental que los médicos generales desempeñen un papel clave en la detección y el manejo de pacientes con niveles elevados de colesterol. La dislipidemia o colesterol alto, es una enfermedad crónica que requiere un tratamiento a largo plazo y un seguimiento continuo”.

Otra buena noticia es que “se están desarrollando medicamentos adicionales para tratar no solo el colesterol, sino otros factores de riesgo”. Hasta entonces, la detección temprana es crucial, “especialmente para aquellos con antecedentes familiares de infartos, ya que hay un componente genético. Las visitas regulares al médico, pruebas de colesterol y el seguimiento de las recomendaciones médicas son esenciales para mantener la salud cardiovascular”.

El Dr. Sarachaga finalizó la entrevista resaltando que “es importante destacar que no se debe automedicar ni abandonar el tratamiento. Consulte a su médico para recibir orientación y atención médica adecuada. La detección temprana y el manejo adecuado pueden marcar la diferencia en la prevención de enfermedades cardíacas”.

Artículos relacionados

Back to top button