NacionalNoticiasSalud

“Considerar la salud como una inversión y no como un gasto es crucial para el desarrollo económico y social del país”: Larry Rubin

Por: Carlos Henze
Imagen: Archivo Mundo de Hoy

La Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéuticas (AMIIF), bajo la nueva dirección ejecutiva de Larry Rubin, ha emitido un llamado urgente para incrementar el presupuesto gubernamental dedicado a la salud en México.

Este llamado se produce en un contexto donde México figura como el país de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) con la menor inversión en salud, destinando únicamente el 2.75% de su Producto Interno Bruto (PIB) a este sector. Este porcentaje es considerablemente bajo, especialmente cuando se compara con el promedio de la OCDE, que asciende a aproximadamente el 9% recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La AMIIF argumenta que esta inversión insuficiente no solo repercute negativamente en la calidad y accesibilidad de los servicios de salud para la población mexicana, sino que también contribuye a un elevado gasto de bolsillo en salud, el cual representa el 47% del total, muy por encima del promedio de la OCDE del 24%. Además, se destaca que México tiene el gasto en salud per cápita más bajo entre los países miembros de la OCDE, con $1,181 USD anuales, comparado con un promedio de $4,986 USD. La propuesta de la AMIIF para enfrentar esta problemática incluye un incremento gradual del presupuesto gubernamental para salud hasta duplicarlo, lo cual, según estiman, acercaría a México a la máxima inversión en salud en América Latina, equivalente al 6% del PIB.

Larry Rubin enfatiza que considerar la salud como una inversión y no como un gasto es crucial para el desarrollo económico y social del país. Además, subraya la importancia de incluir la salud como una prioridad en la agenda de desarrollo nacional, especialmente en el contexto de las próximas elecciones.

Entre las propuestas prioritarias de la AMIIF se encuentran: la inclusión de una perspectiva de género en la salubridad, el cambio de paradigmas en la prevención de enfermedades, la inversión en investigación y desarrollo, el financiamiento estratégico y sostenible, y el acceso universal a medicamentos y dispositivos médicos.

Rubin argumenta que estas medidas no solo mejorarían significativamente la salud de los mexicanos, sino que también generarían beneficios económicos, incluyendo la creación de 2.4 millones de empleos.

Por último, Rubin señala que la inversión en salud puede fortalecer la justicia social, garantizar la estabilidad del sistema de salud, y fomentar la confianza en las autoridades que priorizan la mejora de la salud pública. Estos beneficios, junto con el impacto de los avances médicos y tecnológicos en la práctica médica, subrayan la urgencia de reevaluar y aumentar la inversión en salud en México.

Artículos relacionados

Back to top button