Noticias

El 90% de las niñas y niños con una cardiopatía congénita, que son intervenidos a tiempo alcanzan la edad adulta

En el marco de la premier del cineminuto “Llamado al corazón”, la Fundación Lilo México lanzó un urgente llamado a la sociedad mexicana: es hora de actuar juntos para hacer frente a las cardiopatías congénitas que están afectando a miles de niñas y niños en nuestro país.

“Llamado al corazón”, producido por la Fundación Lilo, busca sensibilizar a la sociedad sobre las cardiopatías congénitas, una problemática que afecta a niñas y niños, y que lamentablemente constituye la segunda causa de muerte en menores de 5 años.

Previo a la proyección se llevó a cabo un panel para abordar el tema. Participaron representantes de la Fundación Lilo, médicos cardiólogos pediatras y familias con infantes que nacieron con alguna cardiopatía y fueron operados gracias a las gestiones de Lilo.

Laura Mex García, directora de Fundación Lilo México, destacó la falta de diagnóstico oportuno y acceso al tratamiento adecuado para muchos niños y niñas afectados.

Ante la falta de acceso a la salud, señaló, el llamado “tercer sector”, conformado por las organizaciones sin ánimo de lucro, ha sido un garante de la salud de nuestras infancias. 

Al respecto, detalló: “El papel de las organizaciones civiles en el manejo y atención de las cardiopatías congénitas se ha convertido en un brazo de ayuda vital para tratar de rescatar el máximo de vidas posibles. En Lilo trabajamos para revertir la estadística a través de un modelo de intervención integral, flexible y replicable, centrado en el paciente y su familia”.

El Dr. Carlos Alcántara Noguez, médico pediatra, especialista en cirugía cardiotorácica, enfatizó la magnitud del problema de las cardiopatías congénitas en México, subrayando la importancia de un diagnóstico temprano y una intervención adecuada para garantizar la supervivencia y calidad de vida de los pacientes.

Alcántara Noguez compartió algunas cifras alentadoras: en la actualidad, gracias al progreso de la ciencia, aproximadamente el 98% de las cardiopatías congénitas pueden ser corregidas con éxito.

No obstante, al constituir las cardiopatías congénitas un problema de salud pública se requieren esfuerzos de la sociedad civil, la iniciativa privada, el gobierno e, incluso, la academia. 

Uno de los momentos más emotivos fue cuando Julio Alejandro Estrada García, un niño beneficiario de Lilo, compartió su historia. Julio nació con una cardiopatía congénita, pero gracias a la Fundación, ahora sueña con ser futbolista profesional.

Julio le pidió a todos los asistentes hacer un ejercicio: cerrar los ojos, tapar sus fosas nasales y luego respirar por la boca a través de un popote delgado, que integrantes de la fundación entregaron a las personas al entrar a la sala y respirar de esa forma, durante 30 segundos, fue un ejercicio de empatía: ponerse en los zapatos de un niño con cardiopatía congénita y vivir en “carne propia” las dificultades respiratorias que acarrea este problema de salud.

“¿Se cansaron? Yo sé lo que sintieron, yo me sentía así los primeros cinco años de mi vida, todos los días, todo el tiempo. Mi nombre es Julio y nací con una tetralogía de Fallot, que es una cardiopatía que me impedía caminar, tenía dificultades al hablar y lo más triste, para mí, era saber que no podía jugar fútbol… hasta que llegué a Lilo y me operaron para reparar mi corazón”, concluyó Julio.

Por su parte, Jaime Cervantes Covarrubias, presidente del Consejo de Administración de la Fundación Lilo, extendió una cordial invitación a todos los presentes para unirse a la noble causa de Lilo: “El compromiso es enorme y no descansaremos en nuestra labor por brindar cada vez más apoyo a niños, niñas y grupos de apoyo, así como fortalecer nuestras redes de ayuda y obtener más donaciones”.

Por otro lado, Citlali Flores, psicóloga de la Fundación Lilo, resaltó la vital importancia de brindar atención emocional a las niñas, niños y sus familias a lo largo de todo el proceso, desde el diagnóstico hasta la intervención.

“Lo que siempre les digo a las familias es que el miedo y la preocupación son sentimientos comprensibles y difíciles de eliminar. Si pudiera, desearía tener una varita mágica para erradicar la cardiopatía. Sin embargo, lo que sí puedo ofrecerles son herramientas de afrontamiento psicoemocional y nuestro apoyo continuo para hacer que el proceso sea lo menos traumático posible”.

Luego, cedieron la palabra a José Miguel Torices Pozos y Sabina Serna Valeriano, padres de José Torices Serna (Josecito), un niño de 3 años beneficiario de la Fundación Lilo.

José Miguel relató el largo camino que tuvo que recorrer su familia para encontrar atención médica para Josecito, después de haber perdido a dos bebés por cardiopatías congénitas.

A Josecito le realizaron una cirugía cuando tenía seis días de nacido; sin embargo, a los seis meses de edad, los médicos les informaron a José Miguel y a Sabina que Josecito necesitaba someterse a un cateterismo.

“Y entonces, en el centro de salud, nos pidieron que nosotros consiguiéramos el equipo. No sabíamos qué hacer hasta que la señorita Laura me escribió un mensaje de WhatsApp que decía: “Hola. Soy Laura, de la Fundación Lilo, ¿qué necesitas?”, contó.

Así fue como terminó ese viacrucis que concluyó con el cateterismo de José, que ahora es un niño sano, que durante todo el evento abrazó a su Liloso, el oso de peluche terapéutico que la Fundación entrega a todos las niñas y niños beneficiados. 

El evento concluyó con la proyección del cineminuto, una pieza audiovisual que busca generar conciencia e inspirar acciones para garantizar el diagnóstico y el tratamiento oportuno para miles de niñas y niños. 

Se estima que cada año en México nacen entre 16 mil y 18 mil niños con cardiopatías congénitas, y muchos de ellos carecen de atención médica oportuna. Detrás de cada número, detrás de cada estadística, hay una historia, como la de Josecito y Julio, y una familia que naufraga en busca de esperanza. 

Desde su creación, la Fundación Lilo ha beneficiado a 8,858 niñas y niños a través de su Programa de Tamizaje Cardiaco Neonatal. Y también gestionó la realización de 34 cirugías de corazón y 53 cateterismos cardíacos.

El cortometraje forma parte del programa “Conciencia Cinemex” de la Fundación Grupo México, que brinda a varias organizaciones sin fines de lucro la oportunidad de promover su causa a través de la magia del cine. “Llamado al corazón” será proyectado en 2677 salas de cine distribuidas en 234 complejos de todo el país hasta el 24 de abril de 2024.

Artículos relacionados

Back to top button