NacionalNoticiasSalud

En México 16,629 pacientes se encuentran a la espera de un riñón

Según datos del Centro Nacional de Trasplantes, en México, actualmente existen 20,136 receptores en espera de un trasplante, por ello, en el marco del Día Mundial de los Pacientes Trasplantados, que se conmemora cada año el 6 de junio, especialistas y organizaciones de la sociedad civil hacen un llamado para que esta fecha sirva para generar conciencia sobre la cultura de donación de órganos.

Tan solo en México, alrededor de 13 millones de mexicanos tiene algún grado de Enfermedad Renal Crónica (ERC), de los cuales aproximadamente 190 mil requieren de alguna terapia de sustitución renal como diálisis peritoneal o hemodiálisis. Actualmente, 16,629 pacientes se encuentran en espera de un trasplante de riñón, sin embargo, el camino hacia este requiere de una serie de cuidados previos que permitan llegar al trasplante en las mejores condiciones posibles.

La Diálisis Peritoneal Automatizada (DPA), consiste en un tratamiento continuo, el cual es seguro y se realiza en casa a través de un catéter abdominal, siendo una alternativa viable, ya que puede ser realizada por el propio paciente, ofreciendo flexibilidad y comodidad. Con la DPA se obtienen ventajas en mejores resultados en mortalidad a corto plazo y una terapía económica.

En este contexto y profundizando lo anterior; a lo largo de recientes años, se han realizado distintas investigaciones que arrojan resultados importantes sobre la Diálisis Peritoneal Automatizada (DPA) y su relación con el monitoreo remoto del paciente. Los datos indican que cuando se utiliza el sistema de monitoreo remoto con la DPA, se puede reducir hasta en un 77% el riesgo de fallo técnico, lo que puede significar una mayor continuidad en el tratamiento y por lo tanto una mejor calidad de vida para los pacientes.

En el caso de las personas que viven con enfermedad renal crónica, un trasplante de riñón puede ser uno de los abordajes que les permita mejorar su salud y vivir más tiempo, por lo que la terapia de reemplazo renal será un tema determinante para una mejor recepción de un órgano donado.

Estudios muestran que el número de receptores de trasplante renal, que proceden de un tratamiento de diálisis peritoneal, han aumentado significativamente y presentan particularidades que generan un efecto, diferenciado del de la hemodiálisis, sobre la incidencia de complicaciones o los resultados en los pacientes trasplantados.

Marisol Robles, coordinadora de la Alianza por la Salud Renal y presidenta de la Fundación Mario Robles Ossio, comentó:  “A quienes vivimos con un trasplante se nos planta en el mundo de nuevo, se nos da la oportunidad de habitar espacios que nos pueden resultar inaccesibles en los trayectos más duros del proceso médico (vida social, laboral, viajes), y en muchas ocasiones más que la salud física, el trasplante trae consigo una profunda mejora emocional. Si bien hemos avanzado en materia de trasplantes en nuestro país, esto sigue siendo un reto, un ejemplo claro de ello, es que en aún más de 16,000 personas siguen a la espera de riñón. Por ello, hoy hago un llamado a la población para conocer más de este tema y considerar el convertirse en potenciales donadores”.

Sin duda la prevención es primordial para evitar la enfermedad renal, pero diagnosticarla de forma temprana y tener generar acceso a tratamientos que puedan retrasar el avance de esta es un derecho de todo paciente para llegar en las mejores condiciones a la donación de un riñón que les brinde una segunda oportunidad de vida.

Artículos relacionados

Back to top button